Cultura de seguridad

Cultura de seguridad

Los miembros de nuestro equipo saben que trabajar de forma segura no es solo su derecho, sino su responsabilidad, así como lo es identificar los problemas que requieran acciones correctivas en su entorno laboral a fin de poder trabajar de forma segura.

Esta cultura es adoptada por cada uno de los miembros de nuestro equipo desde el primer día en que reciben la orientación para nuevos empleados y a lo largo de toda su carrera profesional en McWane, Inc.. Los miembros del equipo reciben entre tres y cinco días de capacitación en salud, seguridad y medioambiente (Environmental, Health and Safety, EHS), dependiendo de sus responsabilidades laborales, y luego un promedio de 60 horas de capacitación anual en EHS. Esta capacitación los prepara no solo para cumplir con requisitos regulatorios, sino también para identificar posibles riesgos y aprender a tomar las medidas correctivas necesarias. La capacitación dentro de McWane en materia de EHS se realiza a través de debates grupales, lecciones en salones de clases, sesiones en línea y demostraciones prácticas. Dado que existe una cultura de compromiso, los miembros del equipo participan activamente en las actividades de capacitación, que incluyen desempeñarse como instructor líder y compartir experiencias.

La cultura de McWane alienta a todos los miembros del equipo a ser participantes activos y comprometidos con su entorno laboral a través de diferentes comités de seguridad, inspecciones y auditorías, y a participar en evaluaciones de mejoras significativas tanto en las fases de ingeniería como de preproducción. A través del conocimiento, las habilidades y la participación de los miembros del equipo, la cultura de salud y seguridad de McWane fomenta el concepto de mejora continua.

La participación de los miembros del equipo para mejorar su entorno laboral también se demuestra en la competencia anual Ergo Cup de McWane. En esta competencia, los equipos de administración y los empleados remunerados por hora de McWane trabajan en conjunto para identificar un posible riesgo ergonómico y sugerir, diseñar e implementar soluciones. Todas las soluciones luego se comparten en la organización para permitirles a los demás miembros eliminar riesgos similares.

En McWane, la cultura de salud y seguridad hace de los miembros del equipo una parte integral de su entorno laboral, lo que impulsa la filosofía de mejora continua.